Formas Tipo



Algunos “tipos” son, al menos, fascinantes. No es necesario caer en las antiguas simplificaciones y comenzar a medir cerebros. Sin embargo, de la mano de algunas variables, tales “tipos” son definibles. Las categorías no son estrictas, ni mutuamente excluyentes, asimismo su propiedad principal es su potencia para el cambio, además de que cada individualidad tiene la capacidad de elegir en que conjunto de expectativas meterse, lo cual viene dictado obviamente por su historia. Ahora bien, como en el caso del “libre albedrío” las opciones son limitadas, aunque no limitantes.

De alguna manera son sistemas semicerrados (los “tipos”), o medio abiertos, que interactúan en sus propios términos, pero que se automoldean bajo los ideales que forjan en la observación de alguna situación, o de otros sistemas que los rodean. Saben casi todo lo que tienen que hacer, hasta como moverse por el borde de la silla cuando se encuentran incómodos en una situación, o a no tener que refilarse sobre ninguna. Saben también como pegar la lengua contra el paladar en una reflexión aparentemente aguda sobre la realidad inmediata, y un montón de inflexiones más escogidas del catálogo de su personalidad.

Hechas estas breves aclaraciones a propósito de los “tipos” y su devenir, y luego de sostener que esta aclaración debería ser hecha cada vez que alguien se dispone a describir un proceso que involucra a alguno de ellos, paso al relato que nos compete, o algo así.

Algunas veces los “tipos” son pretenciosos, oscuros y absolutamente pretenciosos. Y otras tantas veces también son caprichosamente hermosos, con ojos traslúcidos que advierten lo no dicho, que dibujan los contornos de lo que aún nadie admiró: la Idea. Pero también juegan al límite de lo profundo, te asoman al abismo y te marean. Y justamente en este punto es necesario introducir un concepto, el de Poder. Hay algunos “tipos” que dada su complexión dominan a otros “tipos”, esto no implica que la relación no pueda tornarse distinta, recuerden que una de las características de los “tipos” es su potencia para el cambio. Pero bajo determinadas circunstancias algunos “tipos” se imponen sobre los “tipos” más mansos de modo irremediable.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada