Pánico y Locura en el Oeste


Las dos semanas precedentes fueron de furia. Por una condición "médica" (si talita reíte mientras lees.... carajo) tuve que permanecer en mi hogar las últimas dos semanas y supongo que las dos semanas venideras... Digamos que el encierro me hizo mal, muy mal, pésimo. Tuve un fuerte altercado con mi abuela, contesté mails familiares de manera muy vehemente e incluso le dije algunas "verdades" a una amiga, y a otra no se las dije porque no tuve oportunidad, pero estaba dispuesta a hacerlo. A ver, ésta es la cuestión: me siento bastante mal al respecto, no quiero ser una persona que manda a cagar al resto del mundo... es decir, considero que los planteos que le hice a la gente involucrada son correctos, a todas les dije lo que me sentía y lo que me hacía sentir mal, pero lo hice de manera desbordada y violenta (salvo mi tía que se merecía el carácter de mi interpelación), ¿y saben que es lo malo del asunto? que mis palabras se esfumaron y lo único que quedó fue mi explosión, si claro, Pili es una loca no te preocupes... Y si, soy una loca, el encierro me hace mal, que la gente tenga que hacer cosas por mi no me gusta y menos que se ponga pesada (como mi abuela que decidió solita venir a cuidarme...), me duelen los puntos y hay cosas que ya no soporto como lo hacía antes, pero esas son mis luchas internas, mis fantasmas... 

Conclusión: si usted quiere mostrar un punto, no le de al resto del mundo una excusa para no escucharlo.


2 comentarios:

talita dijo...

condicion medica mediante, deberías confiar en mis manos para evaluar tu recuperación.
si, punto por punto. jajajajaja
besos, mi querida!

Pili (Como Cher...) dijo...

jajajaja vos ojo con excederte que podés caer también en la boleada!!!!!! punto por punto, claro claro... Besos.

Publicar un comentario en la entrada